Pin It

UNA FAMILIA QUE SUPO COMBINAR TRADICIÓN, INNOVACIÓN Y ECOLOGIA Y PASO DEL DEL NARANJA AL VERDE

 

Hermanos Guillén Cerdá (Leopoldo y Emilio)

Hermanos Guillén Cerdá (Leopoldo y Emilio)

El principal uso histórico de la barrella d’Alacant (Halogeton sativus), barrilla en castellano, fue la extracción de sosa para la elaboración de jabones naturales. Esta planta anual crece en saladares de la zona mediterránea, más concretamente en terrenos salinos como los del término municipal de Monóvar en la provincia de Alicante.

Y así lo recuerdan Emilio y Leopoldo Guillén Cerdá, los tres hermanos que hoy integran Químicas del Vinalopó S.L. y participan en la empresa Endemic Biotech S.L.—PYME especialista en extractos botánicos, cosmética e higiene natural—, cuando sus bisabuelos Enrique Gómez y Francisca Mira, a los que tuvieron la suerte de conocer, plantaban barrilla entre las líneas de los almendros de su finca de Monóvar, para después elaborar su propio jabón a partir de la sosa extraída de la planta barrillera.

Enrique y Francisca eran agricultores tradicionales que vivían de forma autosuficiente gracias a su esfuerzo y a la biodiversidad de cultivos que practicaban. Olivos, almendros, vid, trigo, cebada, barrilla y huerta eran sus principales quehaceres durante todo el año; y aún tenían tiempo para sus labores autodidácticas mediante la lectura de volúmenes de agricultura que sus bisnietos todavía conservan. Como constata Emilio: “Eran de los pocos que recibían el periódico en el campo”.

Leopoldo y Emilio se criaron en la finca familiar de las Cañadas de Don Ciro, pedanía de Monóvar, mientras se empapaban de la cultura rural y etnobotánica de la región. Vivían con sus abuelos, Leopoldo Cerdá y Luisa Gómez, que continuaron las labores de transformación de la barrilla y vendían el jabón artesano en Monóvar. Tal y como atestiguan la gran cantidad de fábricas de jabón que allí existían y que daban un “intenso olor de cera, aceite de coco, glicerina y jabones” a toda la población. Por entonces, el padre de los Guillén Cerdá, Antonio, emigró a Alemania para trabajar; y cuando regresó a su pueblo natal, junto a su esposa, invirtieron el dinero y los conocimientos adquiridos en la fundación de la empresa familiar Luisa Cerdá,  dedicada a la fabricación y comercialización de jabones en la provincia de Alicante desde 1983.

En enero de 1988, cuando Leopoldo y Emilio tomaron las riendas del negocio familiar, decidieron cambiar su nombre por el de Químicas del Vinalopó S.L., en honor a la comarca donde se ubica. El volumen de ventas aumentó, llegando a distribuir sus productos de higiene convencionales a todo el territorio nacional. Aunque la sosa empleada pasó a ser de origen sintético porque, como el resto de plantas barrilleras, la barrilla dejó de explotarse hacia los años 60.

Emilio Guillén señala la guerra del Golfo Pérsico (90-91) como el punto de inflexión para iniciar su lucha por la innovación y el ecologismo: “Éramos dependientes de materias primas de origen petroquímico y no quisimos continuar siendo ‘cómplices’ de este tipo de conflictos armados por el hecho de utilizarlas”. Y añade: “Nos dimos cuenta de la necesidad de volver a nuestros orígenes ¿Dónde están nuestros pozos de petróleo? En nuestra agricultura y recursos forestales. Pero no es un petróleo negro, es verde. Y hay que saber extraerlo y refinarlo”. De esta idea nació Endemic Biotech.

En el año 2006, gracias al empeño de Emilio Guillén y Thierry Alexandre Rigal, y junto a Leopoldo Guillén y Mónica Castro (Directora de Administración), se crea la empresa Endemic Biotech S.L. con el objetivo de investigar los usos etnobotánicos del territorio, desarrollar productos de higiene y cosmética respetuosos con el hombre y la naturaleza e innovar este mercado incorporando componentes tecnológicos y tradicionales.

Fruto de las investigaciones y ensayos con cuantiosas plantas endémicas poseedoras de usos etnobotánicos fue la obtención y desarrollo de principios activos de origen vegetal, mediante métodos de extracción respetuosos con el medio ambiente. Las pesquisas se centraron en la familia de las Cistáceas (Cistaceae), arbustos mediterráneos antiguamente conocidos por sus propiedades medicinales, consiguiendo una patente en el año 2009 para la obtención de extractos acuosos con actividades antioxidantes, antimicrobianas y antitumorales. Asimismo, se han publicado diversos artículos científicos conjuntamente con el Instituto de Biología Molecular y Celular de la Universidad Miguel Hernández de Elche, en revistas de ámbito científico como Phytochemical Analysis y Food and Chemical Toxicology, que avalan el I+D+i realizado.

El departamento de I+D+i de Endemic Biotech está formado por: Mónica Amorós, responsable del mismo y Licenciada en Biología; Noelia Gutiérrez, Directora Técnica y Licenciada en Químicas; y por el propio Emilio Guillén, como etnobotánico. Y su función principal radica en la práctica de la Química Verde que, mediante el estudio de materias primas provenientes de fuentes renovables y la incorporación de los extractos vegetales, ha conseguido crear la gama Ecotech. La primera gama completa de productos de limpieza ecológicos de España que cumple los criterios para la concesión de la Etiqueta Ecológica de la Unión Europea.

Se han desarrollado hasta el momento proyectos de investigación a través de programas nacionales, como CDTI e INNPACTO, así como europeos a través del VII Programa Marco, abriendo las puertas a la cooperación con socios europeos.

El objetivo actual es la obtención de extractos botánicos en una futura Planta Biotech, en la cual, mediante un proceso de extracción respetuoso con el medio ambiente y las personas, se consiga la trazabilidad del proceso completo, incluidos el cultivo ecológico de las especies en la Cooperativa Ecovalle y la fabricación del producto final en las instalaciones de Endemic Biotech en Salinas (Alicante).

Siendo este el siguiente paso de la familia Guillén Cerdá por alcanzar la sostenibilidad, compromiso transmitido en su familia durante generaciones.

Entradas relacionadas:

Todavía no hay opiniones. ¡Anímate!

Deja un comentario

Porque no todo el monte es orégano ni toda la química es dañina