Pin It

NO POO: ¿UNA MODA SALUDABLE O PELIGROSA?

NO POO blogNo sé si habréis oído hablar de la nueva tendencia de moda “eco”: NO POO. Que es partidaria de no usar champú y sustituirlo por agua, bicarbonato y vinagre.

OJO!!! Esta tendencia aumenta el riesgo de infecciones en el cuero cabelludo.

Vinagre o aceites esenciales vs. Champú

Debemos recordar que el champú es fundamental en nuestra higiene diaria ya que es el único capaz de eliminar  la grasa del cuero cabelludo, así como el arma para el tratamiento de  patologías que afectan al cuero cabelludo.

En los últimos años, ha surgido una curiosa moda “eco”, el denominado método NO POO: no usar champú para lavar el cabello. Los seguidores de este método rechazan el champú y para lavar su cabello utilizan únicamente agua, bicarbonatos y vinagre. Una de las razones por la que la gente sigue este método, es huir de sustancias artificiales o aditivos químicos que contienen los champús comerciales y que afirman los seguidores, pueden producir irritaciones en el cuero cabelludo y estropearlo. Además mantienen que al no usar champú, el pelo produce menos grasa y por tanto se mantiene limpio durante más tiempo.

Desde la amplia experiencia que posee  el grupo ENDEMIC BIOTECH, podemos realizar varios comentarios de este método.

–       El champú, elimina la grasa producida por las glándulas sebáceas, donde quedan atrapadas las células muertas del cuero cabelludo, la suciedad del ambiente que se deposita en el cabello, laca, gomina, etc.

 

–       El sebo, debemos eliminarlo periódicamente por razones que van más allá de lo meramente estético, ya que supone una importante fuente de microorganismos que pueden  favorecer a las infecciones.

Ojo con el vinagre y el bicarbonato!!!

Puede ser que un lavado excesivo pueda aumentar la producción de sebo ya que si no lavamos el cabello correctamente, estimulamos las glándulas sebáceas y estas producirán más sebo. Ahora,  sí no lavar en absoluto el cabello no  va hacer que no produzca nada de sebo.

La cantidad de grasa que produce cada persona está determinada hormonalmente y no exclusivamente por la cantidad de  veces que nos lavemos el pelo. Es por eso, que al lavar el cabello con agua solo, muchas persona no consiguen eliminar el sebo del cabello, por lo que recuren al bicarbonato y al vinagre. Pero el pelo no entiende de métodos: si abusamos del bicarbonato, conseguimos la misma irritación que afirman los seguidores de esta moda “eco”. Además, un buen champú tiene un pH comprendido entre 4,5 y 6,7, dependiendo el tipo de cabello. Pero,  ¿Por qué este pH?, pues porque el pH del aceite natural que se genera para proteger el cabello es de 5 y cualquier pH significativamente más alto o bajo, eliminara el aceite esencial por eso los champús no tiene una variación de pH muy elevada, para evitar que los aceites esenciales se pierda.

IMPORTANTE!!!! Los aceites esenciales nutren el cabello no lo ensucian.

Por el contrario, el pH del vinagre es de 2,9 (muy ácido) y el del bicarbonato está entorno al 8. ¿Nos damos cuenta del estrés que estamos generando al cabello sometiéndolo a una variación tan brusca de pH?

CHAMPÚS ECOLÓGICOS.

Es totalmente cierto que existen sustancias contenidas en algunos champús que pueden irritar el cuero cabelludo e incluso producir alergia, como son el alcohol, algunos conservantes (el famoso kathon) o las fragancias. Esas sustancias no sólo se encuentran en los champús, sino en cualquier cosmético que nos apliquemos (cremas, geles, desodorantes, perfumes,….) Así que, ¿Por qué eliminar el champú pero no estas otra sustancias?

Desde ENDEMIC, nos hemos esforzado en la creación de productos de cosmética capilar que no contengan ninguno de estos agentes, creando champús suaves, sin Parafinas, Parabenes, Isotiazolonas, Siliconas, PABA…. a base de extractos naturales de plantas.

No es necesario sacrificar la salud del cabello con soluciones arcaicas, teniendo métodos innovadoras que harán que nuestras melenas luzcan como nunca

Un saludo 🙂

 

Entradas relacionadas:

Todavía no hay opiniones. ¡Anímate!

Deja un comentario

Porque no todo el monte es orégano ni toda la química es dañina